Regresar

¿Cómo hacer llamados a la acción efectivos en tres paso? por Pilar Ortiz

Cuando queremos que nuestra comunicación sea efectiva y genere una acción específica, siempre debemos finalizar nuestro mensaje con un llamado a la acción. Sin importar el formato, ya sea en video, escrito, en una presentación en público, nunca olvides pedirle a tu audiencia hacer algo con la información que estás recibiendo. 

¿Cómo hacerlo de forma efectiva? 

Antes de darte mis tres tips de hoy, quiero hacerte una pregunta.  ¿Qué es lo que quieres que las personas hagan al escucharte? ¿Qué esperas que hagan al salir de tu charla, ver tu video o leerte?

El primer paso es claridad, claridad contigo mismo y con tu mensaje. Todo depende del objetivo que tengas en mente. 

1. Haz llamados a la acción que sean realizables y fáciles para tu audiencia: No le pidas a las personas hacer cosas imposibles de realizar o que requieran de mucho esfuerzo. 

Recuerda que tu audiencia vive ocupada, con mil cosas en su cabeza y distraída, pedirle algo que demande demasiado de su parte o tiempo, no será efectivo. Por el contrario, simplifícales la vida con algo muy puntual y concreto, un primer paso que los acerque a donde los quieres llevar. 

2. Haz uno o máximo dos llamados a la acción: No los enredes con demasiadas órdenes, porque no lo harán. Pedirle más de una cosas sólo confundirá a tu audiencia y una persona confundida tiende a ignorarte.. 

3. Usa palabras poderosas: Al momento de hacer un llamado a la acción usa palabras activas, concretas y claras, que incentiven a la acción. Cuidado con dar órdenes o ser demasiado demandante. 

Utiliza verbos como: Haz, comparte, llama, piensa. 

Recuerda que estos llamados a la acción deben estar acompañados con un mensaje persuasivo, en donde no solo compartas información, sino que despiertes consciencia sobre un tema en específico y conectes con tu público. Sin conexión no hay acción. 

Ahora que tienes estas herramientas podrás hacer llamados a la acción más efectivos. Ahora es tu momento, comparte este artículo con otras personas que lo necesitan.

Blog anterior

Los efectos positivos del síndrome del impostor.

Haz clic aquí